Tags

Related Posts

Share This

7 tips para ahorrar dinero

7 tips para ahorrar dinero

¿No te ha pasado que todavía no llega el fin de la quincena y ya no tienes liquidez suficiente? Créeme, ¡no eres el único! la mayoría de las personas no tiene el hábito de ahorrar. En este artículo se explican siete tipos para cambiar esto.

Tip3

Primero el ahorro y luego el gasto

El economista Nicolás Litvinoff explica que “es un error pensar que hay que ahorrar lo que sobre”. Como otros especialistas, considera que el ahorro no es un extra sino parte de la administración de nuestro dinero mensual.

Litvinoff aconseja descontar primero “al menos un 10% de los ingresos y destinarlos directamente al ahorro” y, en segundo término, adaptar nuestro presupuesto a los gastos que debamos afrontar para llegar a fin de mes.

  1. Establece un presupuesto es importante que tengas en cuenta tus gastos fijos mensuales para calcular una meta de ahorro. Si no se te dan muy bien los números, haz con una hoja de cálculo en excel para tener las cuentas al día. Así, podrás controlar las cantidades (más o menos elevadas) que puedas guardar. ¡No te olvides de incluir un porcentaje para gastos variables! De este modo, si te “sobra” para salir una noche a cenar o de fiesta, no te sentirás mal
  2. Compara precios y busca ofertas: no es necesario que vayas de un supermercado a otro mirando los precios (aunque nunca es mala idea). Puedes preguntar a tus familiares, amigos y compañeros de trabajo dónde compran y comparar la relación calidad-precio de los productos. Probablemente cuando conozcas lo que se ahorran los demás, te empieces a interesar más en lo que te gastas cada mes.
  3. Evita las compras por impulso (casi nunca lo necesitas): muchas veces nos compramos cosas por darnos un capricho bajo el lema “para algo estoy trabajando”. El consumismo impulsivo es el peor enemigo del ahorro y puede alterar tu presupuesto sin que te des cuenta. Si no te hace falta inmediatamente, espera a final de mes e invierte parte de tus ahorros.
  4. Comprar solo productos “de marca”: hubo un tiempo en el que los productos de marca garantizaban una calidad sensiblemente superior al resto, pero gracias a las innovaciones tecnológicas eso ha quedado atrás y hoy en día es totalmente factible conseguir productos genéricos de igual calidad que los “tradicionales”.

    Si al ahorro que significa adquirir un producto genérico le sumamos el que podría generar el realizar un estudio comparativo de precios antes de comprar, la diferencia puede ser muy importante y beneficiar positivamente el ahorro. Cualquier gasto imprevisto no reflejado en tu presupuesto mensual afectará directamente a tu capacidad de ahorro. 

  5. Reducir los gastos en casa: puedes ahorrar agua y energía contando con electrodomésticos eficientes y ecológicos. Lo notarás en tu balance de facturas. Para mantener la casa en una temperatura idónea reduciendo el consumo en calefacción o aire acondicionado, recuerda no dejar entrar el calor en verano y el frío en invierno con uso de cortinas.
  6. Comprar regalos para las fiestas en cuotas con tarjeta de crédito: se acercan las fiestas de Navidad y Año Nuevo, y con ello las empresas querrán, como siempre, salvar el año con sus ventas.

    Ello quiere decir que seguramente utilizarán un marketing agresivo e inteligente que buscará estimular nuestros deseos consumistas más ocultos, y es probable que quienes estén con poco dinero extra acudan a la compra financiada con tarjeta de crédito para comprar (y comprarse) regalos navideños.

    Es vital sentarse y revisar los números para llegar a un presupuesto realista de gastos para este ítem, de manera tal de no comprometer el ahorro de 2017 cuando aún ni siquiera ha empezado el año nuevo.

  7. Olvidar cancelar las membresías que ya no utilizás: muchos servicios se pagan hoy en día con membresías, lo que es más cómodo en el sentido de no tener que estar atento a los vencimientos y pagos. Ejemplo de esto es el gimnasio, suscripción a revistas, seguro médico para viajes al exterior o el cable, entre muchos casos más.

    Esa comodidad hace que mucha gente siga pagando servicios que dejó de usar por no revisar a fondo el resumen de la tarjeta o para evitar el trámite correspondiente para dar de baja la suscripción. Pagar todos los meses por servicios que no utilizamos claramente atenta contra el excedente que podamos generar, entorpeciendo el potencial ahorro.

 

Myrna Herrera

29 Posts | Member since 2014-11-11