Recomiendan tortillas para diabéticos y control de peso.

Las personas diabéticas y quienes se han sometido a procesos de control de peso, deben consumir tortillas  de maíz refrigeradas y recalentadas, recomendaron especialistas del Centro de Desarrollo de Productos Bióticos, de Yautepec, Morelos.
En el marco del VI Congreso Internacional de Nixtamalización que se realiza en esta ciudad, Arturo Bello Pérez, investigador de esa institución, destacó la importancia de estudios realizados sobre los componentes de las harinas de maíz.

Bello Pérez dijo que esa recomendación ayudará a una mejor digestión del almidón que tienen las tortillas y que impactan en el contenido de glucosa en sangre.

Al impartir la conferencia “Disponibilidad de Carbohidratos en Productos Nixtamalizados”, el experto señaló que se deben también estudiar sus efectos en la digestión y la asimilación de los nutrientes esenciales.

El investigador manifestó que la hidrólisis de las enzimas digestivas, que se encuentran en el intestino delgado, y los cambios que se pueden dar en el nivel de la estructura con el proceso de nixtamalización, hacen a la masa menos digestible.

“Hemos recomendado desde hace años consumir las tortillas refrigeradas, porque la digestibilidad del almidón disminuye, así como su aporte de glucosa”, anotó Bello Pérez.

El especialista reiteró que el consumo de tortillas refrigeradas y recalentadas está recomendada para diabéticos y quienes quieren un control de sobrepeso y obesidad; asimismo, añadió que refrigerar y recalentar las tortillas para su consumo, también ayuda en situación de crisis económica, pues no se desperdicia.

Bello Pérez refirió que por el estilo de vida actual, la gente prefiere comprar las tortillas de maíz y tenerlas en casa antes de comprar cada día, cuya práctica de consumo de refrigeración podría explicar hasta cierto punto la disminución de cáncer de colón en el País, en comparación con otros.

Esta forma de consumir la tortilla de maíz, estableció, ayuda a combatir un poco los problemas de sobrepeso y obesidad al no ser digerible.

“Sus carbohidratos siguen su tránsito intestinal y se van a ser fermentados a nivel de colon donde hay beneficios asociados a la disminución del colesterol y la producción de ciertos metabolitos”, anotó.

El investigador reiteró que el proceso de nixtamalización cambia la estructura de los almidones contenidos en el maíz e impactan en la digestibilidad de los carbohidratos asimilables por el cuerpo y ese proceso a veces aumenta el nivel de glucosa en la sangre.

Fuente: http://www.informador.com.mx/

Joana Rangel

23 Posts | Member since 2014-12-05